domingo, 20 de enero de 2019

Los ojos del guerrero

Crees que eres un maldito guerrero
combatiendo contra el mundo,
un monje entrenado en disciplina espartana.

No eres un guerrero,
no tienes armadura.
Solo rabia y llantos infantiles.

No eres un guerrero.
Tan solo eres un niño perdido,
gritando desconsolado,
sin nadie alrededor para oirle

jueves, 20 de diciembre de 2018

Kinda sadness

Avanzo por la pasarela ignorando a los mendigos que me miran extrañados. Todos oyen  los aullidos de los lobos. Recuerdo como me gustaba este lugar cuando eramos jóvenes, antes de pudrirse, antes de la rabia.
Llego al final y me apoyo en la barandilla oxidada, me fijo en varios candados con iniciales y muestro una mueca de desprecio seguida de un escupitajo al agua. Contemplo la inmensidad del mundo y por un instante nos recuerdo bailando, solo un instante, solo eso...
Observo los cipreses ondeando al viento, los arboles destartalados y anaranjados por el otoño, y al fondo los edificios carcomidos por el moho y la humedad, el cielo nublado tiñe de gris una estampa ya de por si desoladora y en el agua una pareja de patos nadan juntos hacia dios sabrá donde. Este lugar podría llegar a ser hermoso... quizás, no desde estos ojos, no después de todo.
Es como estar a las puertas del infierno, solo que alguien se ha olvidado las malditas llaves.
Siento el frío recorriendo mi columna y calándome los huesos, siempre me gustó el frío, me ayuda a pensar, pero hoy no quiero pensar, hoy no...
Hoy solo hay lugar para la rabia, solo queda lugar para el dolor. Aquellos niños buenos ya murieron y todos cayeron llorando y llamando a sus madres. Hoy solo quedamos los restos de todo aquello y hace tiempo que todo dejo de ser bonito y divertido. Hoy solo queda consumirse en un fogonazo y decirle al mundo que aquí estoy esperándole, derrotado, no opondré resistencia, no mucha... nada puede doler mas que el recuerdo de tus ojos...
Aprieto los puños con fuerza y grito, grito con todo, saco toda la rabia en un alarido estremecedor, en un rugido impávido.
Los mendigos miran de reojo, algunos me compadecen, ninguno dice nada, ya han escuchado ese sonido antes, ya no temen a los lobos...
Tras el grito me quedo relajado, mirando al horizonte inexpresivo... y por un instante nos recuerdo bailando, solo por un instante...
Por favor que alguien abra esas malditas puertas.





martes, 20 de enero de 2015

fire

caí entre las mas hondas profundidades y anduve entre sombras y ciénagas por largo tiempo consumido por el odio, por el miedo y por la rabia... y por mucho tiempo me llamé a mi mismo hijo del fracaso y la resignación se convirtió en mi compañera de viaje... y fue en ese momento, abatido y sin remedio cuando buceé entre lo mas profundo de mi ser y encontré una luz para mi desconocida... porque al verme sin nada que perder aprendi a pelear sin descanso, a no aceptar la rendicion y a que es necesario ensuciarse de barro por lo que uno quiere... ahora siento el fuego corriendo por toda mi piel... y me gusta

sábado, 10 de enero de 2015

escusas

Mi problema son las escusas, siempre que empiezo a sentir algo por alguien automáticamente me pongo una escusa para justificar el fracaso, (porque siempre llega el fracaso). no me gusta lo suficiente, no esta echa para mi, es imposible, no congeniamos, en el fondo no quiero estar con nadie... todo putas escusas,  yo mismo me hago mi propio boicot, esa es mi manera de funcionar, de sentirme seguro por así decirlo, naturaleza cobarde. Pues bien, lo peor de todo esto es que contigo no necesitaba ponerme escusas, por primera vez me sentía seguro solo con mirarte, y por eso cuando llego el inevitable fracaso me quede sin ningún jodido salvavidas al que agarrarme, y eso me mata cielo...

viernes, 9 de enero de 2015

you should...

debiste haberme mordido, haberme arrancado la piel a mordiscos, luego haber escarbado entre mis entrañas hasta encontrar el rincón o el órgano donde se esconde todo lo que siento por ti, debiste habérmelo sacado y haberlo escupido, si, y luego debiste marcharte y haberme dejado a mi suerte, solo, desangrándome... créeme, habría sido mas ético

miércoles, 7 de enero de 2015

necesidad

y estoy perdido... y no se que hacer, y noto el frío recorriendo mi cuerpo, viajando a través de mis arterias, y la esperanza se va tiñendo de dolor a cada segundo y me culpo y me odio por todo lo que hice, o por lo que no hice... y culpo y odio a todo el mundo, y vuelvo a sentirme solo, mas solo que nunca, y me cuestiono si alguna vez dejé de estarlo...

y estoy perdido...y no se que hacer... y me odio por llegar a pensar que me había encontrado en ti como creí haberme encontrado en todas las anteriores, pero quizás esté echo para vivir sin brújulas ni mapas... solo y perdido... y cada vez hace mas frío

y estoy perdido...y no se que hacer,  y siento que sigo siendo un maldito crio llorica al que ni los golpes le han echo madurar, todo fachada, todo una jodida mascara.
Y quiero gritarte y quiero odiarte pero me prometí no hacerlo y me preparo para todo el dolor que puedo albergar porque aun quiero creerme que soy fuerte y me lo repito una y otra y otra vez para intentar asimilarlo...
y me repito una y otra vez que es mejor el dolor que no sentir nada, pero empiezo a no creérmelo, por que no, lo peor es la esperanza porque cuanto mas subes mas duro sera el golpe, y créeme, llegará el golpe, un tipo como yo no puede volar alto por demasiado tiempo...

y estoy perdido...y no se que hacer, y vuelvo a tener ganas de ahogar esto en whisky, aunque me prometí no volver a ser ese tipo, pero ese tipo sigue ahí y tiene ganas de salir, y te odia, y me odia a mi por encima de todas las cosas, pues se a cincelado a base de fracaso y la esperanza le irrita...

y estoy perdido, y solo...y no se que hacer

domingo, 17 de noviembre de 2013

lhoavte

Es fácil percibirlo. En cada calle, en cada ciudad, en cada foto de Internet y en cada una de esas malditas películas, en cada una de esas historias supuestamente perfectas. Ves esas parejas echándose miradas cómplices en cada centro comercial, les ves en cada coche dirigiéndose a una bonita cena, lo ves en sus ojos y en sus sonrisas, y tu eres demasiado listo como para haberte planteado con anterioridad que la mitad de esos gestos no son del todo sinceros, que elevan sus sentimientos por encima de la realidad. Crees firmemente que no existen vidas felices, tan solo pequeñas secuencias intercaladas, pero aun así no puedes evitarlo, ves esas caras felices y esbozas una sonrisa amarga cuando piensas que nunca seras como ellos, una carcajada de seguridad incluso. Naturaleza cielo, algunos nacimos por y para la autodestrucción, y a base de vomitar misantropia se forja uno corazas, pero no siempre están preparadas para esos momentos y créeme, no querrás estar cerca cuando esto estalle.
Entonces te arrepientes de cada momento de flaqueza por pequeño que fuese y empiezas a odiarte a ti mismo, empiezas a odiarlo todo y a todos y te das cuenta de que probablemente no seas ese gran hombre con el que todos contaban.
 te odio a ti, te odio muchísimo por haber penetrado por mis pequeñas grietas, te odio por pensar que me conoces cuando eso no me lo permito ni a mi mismo, te odio tanto como envidio todas y cada una de esas caras felices y a la vez odiaría ser como ellos...

En el fondo creo que empecé a odiaros porque no sabia quereros y tampoco se me ocurrían muchas mas opciones.
No puedo simplemente comprenderte o apreciarte porque me fabricaron para tramitar exclusivamente sentimientos intensos
es como si anhelaras estar constantemente ocupando los pensamientos de alguien y de repente te dieras cuenta de que no puedes con esa responsabilidad, demasiada presión, y ante esa presión solo puedo emitir confusión y odio. Siempre e odiado la presión, siempre me desmarco de ella...

veras que en cada párrafo me muestro mas y mas confuso, no se, supongo que sera por que no se si eres real o una proyección de lo mejor de mi mismo, en cualquier caso  me alivia saber que no estoy borracho al escribir estas palabras... no del todo.